Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
|  Inicio

Cómo quedar embarazada

¡Te ayudamos! Consejos para prepararte para concebir


Muchas de nosotras nos hemos imaginado miles de veces estando embarazadas, esperando nuestro primer bebé… Sin embargo, al ponernos manos a la obra es cuando nos preguntamos qué debemos hacer para quedarnos embarazadas, y nos surgen un montón de dudas. ¿Debo cambiar mi alimentación? ¿Cómo puedo saber cuándo estoy ovulando? ¿Hay alguna postura durante el coito que favorezca la llegada del esperma al óvulo?

Pues bien, Desde Centro Mater¡queremos ayudarte! Así que vamos a intentar hacer un breve resumen de las cosas que deberías hacer y que consideramos más importantes para quedar embarazada y facilitar la llegada de tu bebé al mundo.

Consejos para quedar embarazada

Lo primero que debes hacer es acudir a tu médico de cabecera para que te realice un análisis de sangre y vea tu estado general de salud. Por ejemplo, verá si tienes alguna deficiencia, como una anemia, y descartará enfermedades de transmisión sexual, valorará cómo está funcionando tu tiroides, etc.

En segundo lugar, es importante realizar una revisión ginecológica básica, en la que se incluyan una citología y una ecografía vaginal para valorar tu útero y ovarios. Otro de los aspectos a tener en cuenta para conseguir el embarazo, y que es importante comentar con el ginecólogo, es si estás tomando alguna medicación de tipo crónico, como antidepresivos, fármacos para controlar la diabetes o la migraña, etc.

Y, cómo no, no debes olvidarte de la otra parte que es fundamental en el proceso de embarazo: tu pareja. Es recomendable que, al igual que tú, acuda a su médico de cabecera para realizarse un chequeo y valorar su estado general de salud. También aconsejamos que se realice un análisis seminal, que va a dar mucha información importante sobre su salud y fertilidad y a ahorraros mucho tiempo.

Una vez hecho esto, ya puedes centrarte en tus hábitos de vida, y analizarlos para saber si necesitas hacer algún cambio que incremente las opciones de quedarte embarazada. 

Cafeína

No es imprescindible que dejes de consumir cafeína, pero sí es recomendable disminuir su consumo, sobre todo, si tomas más de 200mg al día, lo que equivaldría a 2 cafés solos. Tienes que tener en cuenta que no solo encontramos la cafeína en el café, si no también en refrescos como la cola, bebidas energéticas, etc.

Alcohol

El consumo de alcohol puede afectar a la calidad espermática, a la ovulación y a la implantación del embrión. Recomendamos reducir su consumo, aunque lo ideal sería consumir bebidas sin alcohol.

Tabaco

Como ya es sabido, el tabaco es perjudicial para nuestra salud, y tendrá también efectos negativos en tu fertilidad: dificultará la concepción y embarazo, aumentará el riesgo de aborto, influirá de forma nociva en la calidad espermática... Por todo ello, si eres fumadora es el momento perfecto para plantearte dejarlo.

Ejercicio

Si eres una persona que realiza ejercicio de forma habitual todos los días o cada semana, siempre y cuando no sea de forma abusiva, no tienes que realizar ningún cambio. Si, por el contrario, te consideras una persona sedentaria, sería recomendable comenzar con algo de ejercicio aeróbico, como paseos de 30 minutos al día.

Índice de masa de corporal (IMC)

El índice de masa corporal hace referencia a la relación entre el peso y la estatura, y es un indicador de la cantidad de grasa corporal que tienes en el cuerpo y también de tu salud. Para calcularlo debes dividir tu peso en kilos entre tu altura en metros al cuadrado.

Los problemas aparecen con un IMC elevado, superior a 30, o muy bajo, inferior a 18’5. En esos casos, debes plantearte un cambio en tu dieta, bien para bajar de peso o para aumentarlo, y siempre con una alimentación saludable.

El IMC ideal se encuentra entre 18’5 y 24.

Alimentación

Como hemos comentado anteriormente, es importante llevar una buena alimentación, equilibrada en proteínas, hidratos de carbono y grasas, que además es beneficiosa para tu salud en general.

Los nutrientes más importantes a la hora de prepararse para concebir tu bebé son el calcio, las proteínas, el hierro, los hidratos de carbono, los omega-3, las vitaminas A, B6, C, D y E, el ácido fólico y el zinc.

El calcio lo podemos obtener de la leche, los yogures y los lácteos. En el caso de las proteínas, es importante que las incorpores en tu dieta: de origen animal, como la carne, el ave y el pescado; y de origen vegetal, como los frutos secos, las legumbres y las semillas.

El hierro lo encontramos en verduras de hoja verde, como las espinacas y la col, aunque también en la carne de ternera, en las legumbres, en la avena…

Cuando hablamos de hidratos de carbono, estos han de ser complejos, es decir, los procedentes de las legumbres, cereales integrales, frutas y hortalizas.

Las vitaminas, el ácido fólico y el zinc los podemos encontrar en suplementos vitamínicos que venden en las farmacias. Sería interesante que comenzases a tomarlos unos tres meses antes de empezar con la búsqueda del embarazo.

Por último, te dejamos algunos otros ejemplos de alimentos que favorecen la fertilidad, como son los boniatos, las ostras, la miel, el zumo de granada, las semillas de calabaza, los tomates, los arándanos y los melocotones.

¿Cómo saber cuándo ovulo?

Hoy en día existen varios métodos que te pueden ayudar a la hora de predecir la ovulación, incluso puedes encontrar aplicaciones móviles que hacen un cálculo aproximado de tus días más fértiles y con mayor probabilidad para obtener el embarazo.

Duración y regularidad del ciclo menstrual

Uno de los parámetros importantes a la hora de calcular la ovulación es conocer la duración de tu ciclo menstrual, y si es o no regular. En el caso de que sea regular, la ovulación se produce aproximadamente a mitad del ciclo; por ejemplo, una mujer con un ciclo de 28 días ovulará alrededor del día 13-15 de su ciclo.

En el caso de las mujeres con ciclos irregulares, este método no es fiable, ya que la fecha de ovulación variará en cada ciclo.

Moco cervical

El moco cervical refleja los cambios hormonales que se producen durante el ciclo menstrual, y nos puede dar una pista sobre el día de la ovulación. En el momento próximo a la ovulación, el moco adquirirá un aspecto parecido a la clara de huevo, con una consistencia viscosa y un color transparente.

Temperatura basal

Este método es más laborioso, puesto que requiere la realización de una tabla y los resultados no son valorables hasta pasados unos meses. En el caso de ciclos irregulares, esta técnica no será de mucha ayuda.

Consiste en la toma de tu temperatura corporal diaria por la mañana, antes de levantarte de la cama. Cuando llegue tu ovulación, se producirá un aumento de tu temperatura corporal basal.

Test de ovulación

Consiste en unas tiras reactivas que miden la concentración de la hormona LH en orina. Esta hormona sufre un aumento evidente antes de la ovulación, por lo que las tiras te darán una información más exacta del momento en el que se produce. En concreto, te avisarán unas 12 o 36 horas antes.

 

Podríamos seguir aportando mucha más información pero, para no hacerlo demasiado denso, lo vamos a dejar aquí. Desde Centro Mater esperamos que el artículo te sirva de ayuda para ponerte manos a la obra.

¡Mucha suerte!



Contacta con Mater Reproducción Asistida

Llama ahora y solicita más información

968 24 14 46

687 419 128 (Urgencias)

Quiero recibir MÁS INFORMACIÓN
Adeslas Asisa Axa Allianz Caser DKV PlusUltra HNA Divina Pastora